Posted By AD MiN Posted On

Antigua calzada de 700 años desenterrada debajo de una calle central de Berlín en Alemania

El descubrimiento de una calzada de 700 años de antigüedad bajo el paisaje histórico de la calle Berlín es un importante hallazgo arqueológico que arroja luz sobre la historia y el desarrollo de la ciudad. Las calzadas son caminos elevados o caminos construidos sobre terreno húmedo o pantanoso para proporcionar una ruta seca y estable para personas y vehículos. En este caso, el descubrimiento puede ofrecer información sobre el paisaje histórico de la zona y la infraestructura de transporte de la ciudad.

Los hallazgos podrían potencialmente revelar detalles sobre cómo la gente en el pasado atravesaba el paisaje, incluido el uso de carreteras elevadas o caminos construidos sobre terreno pantanoso, como calzadas elevadas o caminos hechos con piedras u otros materiales. En este caso particular, el descubrimiento profundiza en el paisaje histórico de Berlín y permite vislumbrar el pasado de la ciudad.

El equipo arqueológico probablemente realizó pruebas y análisis, posiblemente utilizando tecnologías y métodos avanzados, para recopilar información sobre la composición, edad y propósito de la calzada. Es posible que se hayan tomado muestras iniciales de la calzada para someterlas a pruebas, incluido el análisis del suelo y la datación por radiocarbono, lo que arroja luz sobre los materiales utilizados y el período de tiempo en el que se construyó la calzada.

Los resultados de las pruebas revelaron que la calzada data de hace aproximadamente 700 años, lo que la convierte en una valiosa pieza de infraestructura histórica. Estos hallazgos fueron informados por la Sociedad Arqueológica y cubiertos por Archaeology News Network. Las pruebas indicaron que la calzada probablemente se construyó alrededor del año 1238 y desempeñó un papel crucial a la hora de conectar diferentes zonas de Berlín.

En resumen, el descubrimiento de la antigua calzada debajo de la calle Berlín proporciona información importante sobre el desarrollo histórico de la ciudad, su infraestructura de transporte y las formas en que la gente navegaba por el paisaje hace más de 700 años.

La importancia del hallazgo no puede subestimarse, según declaraciones del Senado alemán para la Cultura y Europa, Klaus Lederer y el líder de la clase Europa, que calificaron el descubrimiento como “un verdadero éxito”. El curador estatal Christoph Rauhut habló de un “Un hallazgo realmente significativo”, y Matthias Wemhoff, arqueólogo estatal de Berlín, lo describió como una “verdadera sensación”, según informó The Guardian.

Los arqueólogos de la Oficina Estatal de Gestión del Patrimonio y Protección de Monumentos Arqueológicos (LDA) de Berlín hicieron un hallazgo sensacional durante sus excavaciones en Molkenmarkt: un terraplén de tablones medieval a unos 2,50 metros por debajo del nivel de la calle.

Esto marca la fortificación más antigua de Stadtsaue, el patio de armas medieval de Berlín, en el siglo XIII, informa Archaeology News Network. Las primeras muestras de madera revelaron una fecha de tala alrededor de 1238 (análisis de anillos de árboles).

En resumen, varias autoridades han destacado la importancia del terraplén de tablones medieval descubierto en Molkenmarkt y se considera un hallazgo crucial que arroja luz sobre las primeras fortificaciones de Berlín en el siglo XIII.

El terraplén se construyó con madera de roble, pino y abedul. La importante fortificación de madera de la carretera cerca del Spree permitió un paso seguro desde Mühlendamm hasta Stadtsaue a través del terreno extremadamente húmedo cerca del río. El robusto terraplén se ha conservado excepcionalmente bien gracias a una gruesa capa de turba que ha mantenido las vigas herméticas durante más de 700 años.

La estructura tiene un ancho de 6 metros (19,6 pies) y se extiende por al menos 50 metros (164 pies) con tablones colocados en tres capas. La capa superior está formada por troncos descortezados, a los que se les quita la corteza para evitar que se pudran. La capa superior actúa como una especie de pavimento peatonal, permitiendo un fácil acceso al terraplén conservando las vigas arqueológicas originales.

 

 

Los objetos de las capas superiores se cubrieron con pequeñas rocas y también se utilizó arena para alisar los bordes, según un análisis de la Oficina Estatal de Monumentos de Berlín. Las capas superiores de la carretera también datan de la Edad Media.

“La compleja fortificación de madera de la carretera cerca del Spree permitió un paso seguro desde Mühlendamm en dirección a Stadtsaue y un paso seguro de Mühlendamm a Stadtsaue”, se dice en el mismo informe de la Oficina Estatal de Monumentos.

 

Las investigaciones arqueológicas tienen como objetivo examinar decisivamente la construcción y la extensión de la carretera y descubrir su antigüedad. Todas las fases de la construcción están documentadas con tecnología moderna. Debido a la complejidad de la excavación y la necesidad de preservar cuidadosamente el patrimonio cultural circundante, los nuevos descubrimientos y características serán analizados minuciosamente.